Tuesday, June 12, 2007

Medio en Silencio, en exclusiva, con Mr. Oscar Wilde

-¿Es usted un creyente, Mr. Wilde?

-Creer es muy aburrido. Dudar es increíblemente enriquecedor. Estar alerta es estar vivo; ser seducido a la seguridad es morir.

-¿No atenta eso contra el sentido común?

-El sentido común es el enemigo del romance. Cualquiera puede tener sentido común, siempre y cuando no tenga imaginación. Actualmente la gente muere con un terrible sentido común, y descubre, cuando es demasiado tarde, que lo único de lo que uno nunca se arrepiente es de sus errores.

-Pero los errores pueden ser peligrosos…

-Una idea que no es peligrosa no debería ser llamada idea. Todo es peligroso…Si no fuera así, la vida no merecería ser vivida.

-¿Es un anarquista, entonces, Mr. Wilde?

-El descontento es el primer paso en el progreso de un hombre o una nación. La desobediencia, a los ojos de cualquiera que haya leído historia, es la virtud original del hombre. Es a través de la desobediencia que se ha alcanzado el progreso. Desobediencia y rebelión. En arte, como en la política, hay solo un origen para todas las revoluciones: el deseo del hombre por una forma de vida mas noble.

-¡Cuantos soñadores han perdido su vida en esas conquistas, Mr. Wilde….!

-El primer deber de un caballero es soñar. Un soñador es aquél que puede encontrar su sendero con la luz de la luna, y su castigo es que ve el amanecer antes que el resto.

-¿Qué nos puede decir del periodismo y los periodistas?

-Los malos modales hacen al periodista. Los periodistas modernos siempre se disculpan en privado por lo que han escrito de uno públicamente. La conciencia de un editor es puramente decorativa.

-¿Algún consejo final sobre la vida, Mr. Wilde?

-La vida es demasiado importante para hablar seriamente sobre ella. Y la vida nunca es justa.

-¿Y el amor?

-El amor es siempre una tragedia. Los malentendidos son la base del amor. No puedo vivir sin la atmósfera del amor. Debo amar y ser amado, sin importar el precio que tenga que pagar.

1 comment:

cucha said...

ADDDORO a Oscar Willllllde
es exquisitamente arrogante.