Thursday, April 10, 2008

El Evangelio Segun Madonna



Abro las fotos que mi sobrina de 16 años mantiene en Facebook, las comparo con las de Madonna en el último numero de “Vanity Fair”, y sí, tengo que reconocer que Madonna se ve mas joven.

Debe ser todo el ejercicio y los ocho vasos de agua que consume al día.

Mientras corro a buscar un vaso de agua a la cocina, pienso en la entrevista y las fotos que publica la revista; en la portada con Madonna sosteniendo al mundo envuelta en un corset de Dolce & Gabbana y botas de Givenchy Haute Couture, y su actitud desafiante mientras dice que “si tu felicidad deriva de lo que la sociedad piensa de ti, vas a estar siempre desilusionado’.

Ese trocito de filosofía es la frase mas divertida e ingeniosa en las dos horas de entrevista y el articulo de 6.000 palabras que escribió Rich Cohen…Aquí va un botón de muestra:

“Ella dice que el Kabbalah es una filosofía, una manera de entender las cosas, lecciones.
-¿Cómo qué?- le pregunto.
Ella dice: ‘Una es que todos somos responsables de nuestras acciones, nuestra conducta y nuestras palabras, y debemos tomar responsabilidad por todo lo que decimos y hacemos. Cuando uno llega a esa conclusión, ya no puede pensar en la vida como una serie de eventos accidentales. Yo soy el arquitecto de mi destino. Estoy a cargo…’”.

ZZZZZ…

“Lo otro”, continúa Madonna en la entrevista, “ es que hay un orden en el universo , aunque parezca un caos. Separamos el mundo en dos categorías…”.

Por deferencia a la paciencia de los lectores de “Medio en Silencio”, dejaremos las categorías para otra ocasión, cuando ya no quede nada mas en el planeta de qué hablar.

Soy el arquitecto de mi blog. Estoy a cargo.

Parece increíble que un articulo tan prometedor resulte ser tan pretenciosamente aburrido. Pero debería haberlo adivinado cuando leí el primer párrafo:

“El mundo es una serie de habitaciones arregladas como círculos concéntricos, piezas dentro de piezas, unidas por patios y cámaras, y en la habitación al centro de todas las habitaciones se sienta Madonna, vestida de blanco, soñando con Africa.
Para llegar a ella, uno debe esperar un signo. Cuando llega, si eres puro de corazón, comienzas a moverte hacia Madonna”.

Doy vuelta la página para ver si estoy leyendo el articulo correcto.

Yep, It’s the one on Madonna. Sigo adelante.

Cuando el periodista le pregunta sobre su debut como directora de cine en “Filth and Wisdom” (Mugre y Sabiduría, un titulo que fácilmente podría haber ocupado la portada de “Vanity Fair”), Madonna asegura que su gran inspiración- su única inspiración- fueron directores de cine europeos y muertos, como Pasolini, de Sica y Godard.

Si le mencionan el nombre de Britney Spears, levanta la mano antes de que la pregunta termine, y hace una larga analogía entre la crueldad que existe en las tribus africanas y la relación de Britney con los paparazzis.

(¿?)

“Cuando una piensa acerca de la brujería (en Africa), la forma en como la gente aplica dolor y crueldad en otros , y luego llega aquí, y, tu sabes, con personas tomando fotos de otras personas cuando están en sus casas, cuando son llevadas a hospitales o están sufriendo, y luego las venden, robándoles la energía, es una terrible crueldad.. Entonces, ¿Quién es peor? ¿Entiendes lo que te quiero decir?”

Hmmm…No, no entiendo.

Y probablemente el reportero de “Vanity Fair” tampoco, porque mientras la escuchaba hablar tomaba notas como:

“Madonna mira por la ventana. Ahí está. Los Angeles, las colinas repletas de casas, marcada por calles y brillando en la luz, subiendo y bajando, terminando en el mar. Parece como uno de esos paisajes cristalinos de las pinturas Flamencas”- continúa, y no estoy bromeando- “donde Jesrusalem se ve, digamos, como la Tierra Sagrada, no porque el pintor sea estúpido, o no hubiera viajado, o no supiera, sino porque, cuando uno cree, todas las ciudades son Jerusalem”,

Este trozo de poesía aparece en la página 284, justo al lado de los “créditos” de vestuario y belleza de la revista, donde dice que el peinado de Madonna fue responsabilidad del celebrity stylist Garren y que su rostro fue humectado con Designing Spray Tonic.

2 comments:

edit-oral said...

Cuando leo acerca de esta entrevista, recuerdo mis talleres de revistas. Parecían talleres literarios, de seguro este periodista fue a uno. Hay que reconocer todos los méritos del periodismo literario, pero porfavor enséñenles cuando parar. 8 vasos de agua, Mugre y Sabiduría, más el Designing Spray Tonic, son lejos los mejores datos que se pueden rescatar.

Marisol García said...

El problema no es la prosa, es la actitud que el periodismo "de perfiles" ha enseñado sutilmente a adoptar ante los famosos (odio la palabra "celebridades"). Se asume que el cronista debe estar en un permanente estado de asombro, encandilamiento y admiración. Nada bueno puede salir de un entrevistador pasmado. Leí una vez un buen consejo: "El periodismo se trata de consolar al afligido y afligir al consolado".