Tuesday, May 27, 2008

The Way we Were


Leyendo el obituario de Sydney Pollack publicado en el New York Times de hoy, me entero que su socio en su compañía productora era Anthony Minghella, el director de “The English Patient” que murió sorpresivamente en Marzo pasado, a los 54 años.

Qué pérdidas.

Pollack entró a mi vida con la última escena de “The Way We Were”, cuando Barbra Streisand se encuentra con su ex pareja, Robert Redford, frente al hotel Plaza en Nueva York después de años de distancia.

Se miran a los ojos, se hacen un par de preguntas que no conducen a nada; el tipo de preguntas que pretenden, inútilmente, reducir una década de ausencia a un chit-chat casual en una esquina, y con los ojos llenos de nostalgia se despiden.

Antes de decir adiós, Barbra arregla el mechón rubio de Redford, y ese gesto tan natural, tan íntimo, es el que quedó impreso para siempre en mi memoria.

Mientras la cámara los sigue perdiéndose en la ciudad, la voz de Barbra estalla en los parlantes del cine.

Mmmmm…..Memories, like the corners of my mind, misty water, colored memories, of the way we are…

Otra escena que me hace lamentar su muerte es de “Out of Africa”.

Redford, nuevamente, invita a Meryl Street- en el papel de Isak Dinesen- a volar en su pequeño avión sobre la tierra africana, y mientras el increíble soundtrack de John Barry inunda la escena, mientras el paisaje deja sin aliento, Meryl dice: “el me mostró el mundo con los ojos de Dios”.

Según el New York Times, Pollack fue uno de los directores que definió el cine de los 70s y 80s, que es el cine que, a su vez, definió mi vida.

Mi idea de Nueva York fue, durante largo tiempo, la de esa ciudad brillante, alegre, competitiva y romántica de “Tootsie”.
Mi idea de Africa venia acompañada de nostálgicos colonialismos y el fabuloso guardarropa que Milena Canonero- todo Kaki y very Safari-chic- creó para Meryl en “Out of Africa”.
Y mi idea del verdadero amor incluye, hasta ahora, una triste despedida a las puertas del Plaza en Nueva York.

1 comment:

Pamela said...

Grande, brillante, Sydney P. Esas dos escenas que mencionas son de mis favoritas, me conmueve pensarlas. En la escena del avión en Out of Africa agregaría el momento en que se toman las manos en el aire. Y en cuanto a The Way we were, cada vez que veo esa escena no puedo evitar el cursi lagrimón!!. Gracias a Sydney por tanta belleza y tí por homenajearla.