Tuesday, February 12, 2008

What Would Britney Do?


Digamos que usted tiene 30 millones de dólares en su cuenta bancaria.

Digamos que su madre la lanzó al escenario cuando apenas pudo caminar, la vistió, la maquilló y le dijo, ¿Por qué no?, que pusiera una cara mas sexy frente a las cámaras. Que mientras mas “sexy”, mas éxito tendría.

Digamos que su padre no alegó, porque estaba tan borracho que no tenia idea en que pasos andaba.

Y digamos, también, que con el tiempo y el éxito comenzaron aparecer abogados, agentes, managers, representantes y publicistas que la obligaron a mostrarse como un ángel corrupto, una voraz Lolita que se deja ver pero no tocar.

¿Qué haría usted?

¿Qué haría usted cuando a los 17 siente que ha llegado la hora de desprenderse de una virginidad forzada y decide, sin preguntarle a nadie, correr al ‘trailer” de Justin Timberlake y solucionar el asunto? ¿ Y qué haría si Justin, en una absoluta falta de caballerosidad, apareciera después frente a sus amigos diciendo triunfante: “huele mis dedos”?

Y digamos que su siguiente romance es un desastre que termina en matrimonio; un aspirante a rapero con dos hijos previos que le susurra al oído que todo va estar bien, que nadie la abusará nunca mas; que ahora son dos, no una; y que finalmente ha encontrado un hogar.

¿Qué haría usted si este salvador le pidiera un día un reloj de 25 mil dólares y al siguiente un Lamborghini de 250 mil?

Se lo daría, ¿No?

Y así continuaría su historia, con el proverbial y publicitado divorcio, la lucha por la custodia de los hijos, y la pensión mensual de 20 mil dólares mas el millón correspondiente al rapero por la dura tarea de haber sido su marido.

Un día, quien sabe por qué, quizás usted también decidiría raparse la cabeza, atacar al ejercito de fotógrafos que la persigue con un paraguazo y salir a medianoche, semi desnuda o semivestida- como quiera llamarlo- apenas oculta en una peluca, a buscar un café a Starbucks o comprar ropa interior en K-Mart o un encendedor en el supermercado.

De pronto, quizás, se daría cuenta que las únicas personas que son amables con usted son los paparazzi, y, sin darle mayor importancia al asunto, invitaría a uno- el mas guapo- a su auto y lo llevaría una suite en el Four Seasons.
Dormir con el enemigo no suena tan mal, cuando el enemigo en cuestión es un San Bernardo hambriento de afecto y atención.

Y digamos que un día, apenas dos semanas después de abandonar un asilo de dementes, aparece en la portada de “Rolling Stone” bajo el titulo “Britney Spears: Inside An American Tragedy”.

Quizás usted también se preguntaría, “What American Tragedy?”

5 comments:

Marisol said...

¿Leíste ya el reportaje de Rolling Stone? Me pareció muy atinada la portada, y eso que considero que la versión gringa de esa revista es lo irrelevante en música. El relato de la "American tragedy" aún no está online. Buu.

Manuel Santelices said...

Marisol,
El articulo esta estupendo...Los primeros parrafos, que si estan en el sitio de RS, son los mejores para mi gusto, pero en general es genial. Lo escribio Vanessa Gregoriadis, que ha hecho varios articulos para New York magazine y es admirable...Avisame si no consigues el articulo. Tengo una amiga que vuelve a Chile a fin de mes, y te puedo mandar la revista con ella...
Un abrazo

Pedro Galindo said...

Una vez más, qué tremendo texto. Como no entiendo casi nada de música, sólo se me viene a la mente ese fragmento de Hable con ella: "No entiendo nada de toros pero sé mucho de mujeres desesperadas."

Juan Guillermo said...

Santelices, de entre todas las genialidades que te he leído, esta, es además, encantadora.

saludos,
G

el vuelo de una bruja said...

POBRE CONDESA DECADENTE .
ESTA A UN PASO DEL CEMENTERIO .


SALUDOS


MARIETTA MORALES R