Wednesday, December 31, 2008

¿Happy New Year?



Detesto el año nuevo.

Trato de recordar lo mas importante del año y lo único que se me viene a la cabeza es ese horrible grafico económico que publicó hace poco mas de un mes “The New York Times”, una línea roja mirando al sur, cayendo en picada hasta hundirse en las oscuras profundidades de Diciembre.

Pero entonces pienso en Obama y mi ánimo mejora. Y mas feliz me pone la seguridad de que en el futuro no tendré que someterme a la tortura de escuchar la voz achatarrada del Presidente Bush en la televisión, ese constante rumeo de ideas sin sentido que tan lejos están de justificar los horrores que hemos vivido en los últimos ocho años.

Pienso en Sarah Palin y Tina Fey, en Hillary Clinton y sus “pantsuits”, en McCain y su traición a cualquiera que alguna vez pudiera haber pensado que era un hombre moderado e independiente.

Pienso en Brad y Angelina, en su castillo en Francia, en sus nuevos mellizos y de ahí, casi sin quererlo, pienso en Jennifer Aniston y su desnudo en “GQ”. Esa portada me pareció en un error, pero después de los millones que a pesar de las pésimas criticas ha ganado su nueva película, “Marley & Me”, pienso que el errado era yo.

¿Qué se yo de estas cosas? Poco y nada.

Anoche vi “Kennedy Center Honors”, un tributo que el Kennedy Center de Washington hace todos los años a personalidades de la cultura y el espectáculo.

Barbra Streisand fue una de las homenajeadas.

Ahí estaba, una señora envejecida, algo frágil, con el perfecto pelo liso y rubio y las uñas inmaculadas, observando algo incómoda desde un balcón como estrellas casi cuarenta años mas jóvenes que ella repetían sus canciones.

El show incluyó un montaje de clips y fotografías de su carrera, y, como siempre ocurre con esos montajes, sentí que me llenaba de nostalgia.

¿Qué pasó con Barbra? ¿Qué paso con esa cara divertida y desafiante? ¿Dónde esta esa voz? ¿Esa energía?

Glenn Close, una de las presentadoras, sonrió desde el escenario hacia donde estaba la Streisand y dijo, optimista, que se sentía “segura de que lo mejor de Barbra estaba todavía por venir”.

Sorry, pero tengo mis dudas.

Nada me pone mas triste que el paso del tiempo, ese ladrón sin corazón.

Hace muchos años, cuando todavía estaba en la universidad y viviendo con mis padres, fui a despedirme, como todas las mañanas, de mi tía bisabuela que vivía con nosotros.

La encontré con la cabeza hundida en la almohada, llorando.

¿Qué pasó?- le pregunté.
“Me quiero morir”, me dijo, “He vivido demasiado. 83 años son mucho tiempo, estoy tan cansada”.

Al lado de su cama había una foto que la mostraba, vestida de arlequín, celebrando la Fiesta de la Primavera de 1926.

Todos los años nuevos pienso en ella.

He tenido años nuevos felices, como ese que pasé con un novio sexy y desalmado al lado de la chimenea, champagne en mano, en un departamento subterráneo en la calle 86.
El año nuevo de 1990 lo pasé en Paris; y esperé la llegada de 1999 al borde del Gran Canal en Venecia, debajo de una lluvia de fuegos artificiales.
El año nuevo del 2000 me preparé para las tragedias del Y2K en un departamento prestado en la calle 57, solo, fumando un cigarrillo detrás de otro, pensando en un futuro que a todas luces se veía incierto y pesimista y que, sin embargo, resultó ser maravilloso.

Esta noche Mr. D y yo nos vamos a la casa de unos amigos en Ossining, un suburbio a una hora al norte de Nueva York. Las noticias anunciaron cerca de diez grados bajo cero y un millón de valientes esperando el tres, dos, uno, ¡!!”Happy New Year!! en Times Square.

Es como pasar el año nuevo encerrado en el freezer.

No sabia qué foto poner con este post, hasta que, revisando el sitio de “Vanity Fair”, me encontré con esta de Carla Bruni tomada hace unos meses en Francia por Annie Leibovitz.
Si alguien puede despertar cierta esperanza para el 2009, es Carla; una mujer que a los 41 años, cuando ya parecía que era imposible encontrar mas aventuras por vivir, dio vuelta la página y se encontró, para sorpresa de todos, sobre los techos de Paris.

Happy New Year.

3 comments:

Bell George said...

Eso mismo, un ladrón despiado. Has escogido bien, la foto transmite esperanza, no sé bien por qué, debe ser el rojo.
Seguiremos leyéndote por acá.
Feliz Año Nuevo!!

Carlos L. said...

Me tomaré la licencia de replicar parte de un mail que le escribí hace poco a un amigo, con respecto a este festividad que hoy celebramos...

"Esta será una noche de rituales, otra noche más de año nuevo. Yo no sé qué tan mística o cabalística tiene esta fecha. Mañana será un día más como cualquier otro, una modificación numérica que terminará en 9 en vez de 8 y nada más. El exceso etílico me parece también absurdo. Me da risa como este pueblo llamado Chile es tan depresivo pero a la vez tan eufórico y excesivo con ciertas festividades, donde la única consigna pareciera ser quedar botado ebrio de muerte. En fin, "es lo que hay", como dice la jerga popular."

Eso. Le veo más sentido a la Navidad (sentido familiar, muy personal por cierto, más que religioso) que al Año Nuevo.

De todas formas, agradezco este balance flash con tu mirada que tanto me agrada.
Que tenga una buena celebración junto a Mr. D y a sus amigos.
Grande el 2008 por haberte conocido!

Cariños grandes

teikozen said...

No matter Manu dicen que "la genreverdaderamente joven es joven toda la vida" que más juvenil que cansarse y dejar de vivir a sus anchas como hizo tu tía. Que este año el grafico vaya hacia adentro y nos encuentre reflexionando hasta tener ideas nuevas para un mundo nuevo y mejor.