Thursday, October 9, 2008

Doce Pasos para Sobrevivir la Crisis (como una fashionista)



1-Desconecte el computador:
No solo ahorrará energía, sino también se desprenderá de su adicción a E-trade y cualquier otro sitio que, hasta ahora, le haya permitido seguir de cerca los vaivenes de sus acciones en el mercado. No hay necesidad de estar al tanto; ya sabemos que las noticias son malas. Ocupe su tiempo, en cambio, tejiendo- una saludable y ecológica forma de obtener nuevas prendas en períodos de crisis- o lanzando dardos a las fotos del Presidente Bush y los ejecutivos de Wall Street, un estupendo ejercicio contra la ira.

2-Adopte el look “lingerie”.
Marc Jacobs, Jean Paul Gaultier y Cecilia Bolocco estaban en lo correcto cuando decidieron que lucir la ropa interior en público no tenia nada de malo. Esta práctica podrá provocarle problemas con la Iglesia Católica o alguna liga defensora de la moralidad, pero evita el gasto innecesario en prendas tan “passé” como blusas o pantalones. Revise su cómoda, busque el “brassiere” mas limpio y bonito que encuentre, y salga a la calle. ¡Será un éxito!

3- Recicle, recicle, recicle.
Por supuesto que no se atrevería jamás a salir de su casa con esos pantalones “washed denim” que la convirtieron en la mujer mas elegante del Villa Maria en 1989, pero, ¿Por qué no convertirlos en un bolso de playa? ¿Un bikini? ¿Un turbante à la Prada? En tiempos de dificultades económicas, la imaginación es el limite. Un mantel a cuadrillé podría terminar convertido en una fabulosa pollera. Los horribles aros que le dejó de herencia su abuela podrían verse geniales como colleras en la camisa de su marido. Y su vestido de novia, con un par de tijeretazos y zurcidas, luciría perfecto como cortina en el escritorio. Si Penélope Cruz puede aparecer en Hollywood con un canasto en la cabeza, ¿Por qué no usted?

4- Use sus contactos.
En un momento de lucidez recuerda que su ex compañera de colegio, la Martita Domínguez, tenia un hermano que pololeaba con la prima de un ejecutivo de Ralph Lauren. Es hora de contactar a la Martita a través de Facebook y ver como andan las cosas en su vida. Una nunca sabe lo cerca que esta de un “sale” privado de Ralph Lauren.


5-Pida “samples” en las grandes tiendas.
Este consejo es importante y debe ser seguido al pie de la letra. Vaya al peluquero, hágase un manicure, póngase la mejor ropa que encuentre en su closet, y acérquese al ‘counter” de La Mer o Sisheido en Almacenes Paris, Falabella o cualquier gran tienda de la ciudad. Demuestre interés y conocimiento sobre los productos e, inevitablemente, la vendedora le ofrecerá “muestras” de tal o cual crema. A día siguiente lleve a su nana al peluquero, al manicure, a su closet, y repita con ella los mismos pasos. En cuestión de semanas su vestidor estará lleno de productos de belleza y cuidado para la piel.

6-Haga una dieta.
Pocos momentos son mas adecuados para empezar una dieta como durante una crisis económica de dimensiones bíblicas. Coma poco, y cuando sienta que ya no puede mas, coma menos. El agua potable, créalo o no, contiene una gran cantidad de minerales y llenará su estómago hasta la satisfacción. ¿Quién necesita una pechuga de pollo, cuando en Chile hay lechugas tan ricas? Escoja vegetales frescos, y olvídese de excentricidades como el pescado, la carne o la leche. En cuestión de semanas, tendrá el aspecto saludable de un chic esqueleto. ¡Y a mitad de precio!


7-Use el transantiago.
Este es el momento justo para vender el Mercedes y comenzar a usar, como se hace en las grandes capitales, el transporte público. Cierre los ojos y siéntase en el “Tram” de Ámsterdam o el “subway” de Nueva York. No olvide, eso sí, una buena navaja o revólver para defenderse de delincuentes y acosadores sexuales.

8-Acepte todas las invitaciones que le lleguen.
No es la hora de rechazar invitaciones. No importa si se trata del cumpleaños numero 100 de Julita Astaburuaga (¡Otra matiné!), la celebración de una nueva cirugía de Kenita Larraín, el aniversario de matrimonio de Andrés Velasco y Consuelo Saavedra, o el lanzamiento de la campaña presidencial de José Miguel Insulza, diga si. Si, si, si. ¿Quién podría decir no, por estos días, a empanaditas de marisco y pisco sours gratis?

9-Visite su librería mas cercana.
La literatura es una estupenda, y muy desconocida, fuente de satisfacción durante momentos de crisis. Mientras nutre su espíritu con Kafka y Dickens, aproveche de nutrir su estómago durante el lanzamiento de algún libro que, seguramente, jamás leerá. Si alguien le pregunta quien la invitó al lanzamiento, diga que fue el editor. Aunque son pieza fundamental del procesos literario, nadie los conoce.

10-Escriba sobre Dubai.
Ya no necesita ser parte del equipo de revista Cosas o la Revista de Viajes de El Mercurio para conseguir un pasaje en primera clase y una semana de estadía pagada en el mejor hotel de Dubai.
Llame a la oficina de turismo, y diga que escribe para la “new media”, la Internet, y antes de que alcance a hacer “clic” en su página de blogspot, estará bebiendo Móet Chandon en su asiento “1A” rumbo al Medio Oriente. La prensa lo ha hecho durante años con fabulosos resultados, ¿por qué no usted?

11-Despréndase del marido.
Si durante años ha estado pensando en un divorcio, no hay mejor momento que este. Pero no se trata de actuar a tontas y a locas. Contrate un detective privado, reúna evidencia, siga con cámaras a su pareja (¿ex pareja?) hasta la puerta del “topless bar”, y solo entonces ataque. ¿Qué exigir? El auto; la casa en la Dehesa; la casa en Zapallar; el yate; el jet privado; la manutención de los niños, la nana, el jardinero y el perro; dos viajes a Europa al año en business; tres a Miami en “first”; y una suma “no identificada” que le permita “seguir viviendo de la forma a la que está acostumbrada”. Palabras de su abogado, no nuestras.

12-Tome medidas drásticas.
Usted ama a su niños, sin duda, y por lo mismo quiere darles la mejor vida posible, aunque eso signifique deshacerse de ellos. Sabemos que la idea enviarlos a Madrid, Viña o, Dios nos ampare, la Florida, no es fácil, pero como Meryl Streep en “La decisión de Sofía”, también sabemos que no hay un segundo para dudar. Los hijos merecen lo mejor, y lo mejor, por estos días, es junto a sus abuelos estén donde estén. Ahí estarán bien cuidados, protegidos y acurrucados en una montaña de cariño que, por el momento, usted no puede darles.
Usted, mientras tanto, podrá sobrevivir la crisis- y la tristeza de la lejania- comprando carteras a un 50 por ciento de descuento en Hermés.

2 comments:

Daniel said...

Manuel, eres brillante.
Encuentro que esto debería ser publicado en la pagina a1 de el mercurio, para que el pais entero tome nota y salga airoso de la fugging crisis. Ya tienes fanclub en facebook ? deberias !

Manuel Santelices said...

Gracias Daniel por los comentarios!!
Un abrazo,
M