Friday, November 2, 2007

I Would Die in Dubai


Mientras las cosas sigan como están, no voy a Dubai.

Bye, bye, Dubai.

No importa lo altos que sean sus edificios, cuántas canchas de ski tengan sus malls, cuántas boutiques de lujo abran sus puertas o cuántos restaurantes submarinos ofrezcan sus tártaros de atún servidos junto a la magnifica vista de un cardúmen de tiburones, este es un sitio podrido en el oscurantismo y la barbaridad.

Si tiene dudas, pregúntele a Alexandre Robert, cuya horrorosa historia ocupó la primera página del “New York Times” esta semana.

Alexandre es un niño francés de 15 años que hace unos meses fue violado por tres hombres árabes en el desierto, a la sombra de los condominios, rascacielos y centros comerciales que han hecho a Dubai tan famoso.

El gobierno de Dubai- con su cruel mezcla de tradición y fanatismo religioso- no reconoce la violación masculina, solo la femenina. En cambio llama a estos asaltos “homosexualidad forzada”.

Y forzada fue, a punta de cuchillo, en el caso de Alexandre.

El gobierno de Dubai no recibió de buena gana las demandas del menor y su familia- es mala publicidad, justo cuando hay tanto negocio por cerrar- y, quizás por lo mismo, amenazó con castigar a Alexandre con al menos un año de cárcel por “prácticas homosexuales”, ilegales en los Emiratos Arabes.

Su madre, con toda razón, lo sacó del país.

El gobierno de Dubai, además, olvidó durante largo tiempo informar a la familia Robert que uno de los asaltantes, que ya había estado en la cárcel por crímenes similares, estaba contagiado con el virus del SIDA

Alexandre no sabrá cual es su estado de salud hasta enero próximo, seis meses después de la violación.

Yo no tengo que esperar.

Ya se que a Dubai no voy, porque no importa la cantidad de maquillaje que ese lugar se ponga, su cara horrible, ciega y torpe sigue ahí, deformada por la ignorancia y la violencia.

La madre de Alexandre creo un web site, www.boycottdubai.com. Vaya y firme.

2 comments:

Anonymous said...

Gracias por poner la nota. Creo que mucha mas publicidad es necesaria porque de verdad que creo que ese pedazo de tierra nunca cambiara, y los famosos arquitectos, decoradores, y un largo etc deben saberlo y abstenerse de colaborar.

Saludos

Pamela said...

¿Y nada dice nada?

Voy enseguida a boicotear a Dubai.